Lo que queda a lápiz

Técnica: lápiz y grafito sobre cartulina
Dimensiones: 117 x 86,5 cm; 77 x 116 cm; 92 x 85 cm
Año: 2019

Obra seleccionada Premio Brasil 2019, Centro de Arte Contemporáneo de Quito.

Mi familia fue comerciante de la Avenida 24 de Mayo hasta 1981, fecha en la cual fueron desalojados debido a las intervenciones que se realizaron en el Centro Histórico de Quito.

Esta obra parte de una investigación en archivo de El Comercio de 1981, en el cual encontré titulares como: “Vendedoras ambulantes, espectáculo deprimente en el Centro Histórico”. Frente a estas versiones legitimadas, solicité a mi familia escribir sus testimonios acerca de estos acontecimientos para tensionarlos con los titulares oficiales.

Esta obra consta de varios ejercicios de resignificación donde puedo reflexionar sobre los medios de comunicación como generadores de opinión y, por otro lado, preguntar ¿Qué es lo que se quedó a lápiz? ¿Qué fue borrado? Es decir, aquello que no fue publicado por este periódico.

 

Como parte de esta serie, presento mi testimonio sobre las experiencias en mi último trabajo como comerciante informal en el 2014.